Lactancia materna

Nota de Guadalupe Valdazo

Algunas palabras acerca de la Lactancia: ¿A mamá mona con bananas verdes?








Hace aproximadamente 70 años hubo un cambio en nuestras sociedades muy significativo en relación a los SABERES DE LA LACTANCIA. La postguerra, las mujeres saliendo masivamente del ámbito de lo doméstico sumándose al circuito productivo, el advenimiento de la fórmula láctea (llamada por quienes la comercializan como “leche maternizada”) propició lo que hasta ese momento era impensado. Cada vez más mujeres comenzaron a preguntarse:
¿podré amamantar a mi hijo/a? ¿tendré leche suficiente?¿y cómo le doy la teta?¿si tengo dificultades al principio y mi bebé llora mucho, será que no le gusta o que me rechaza?

Hasta ese momento las “asesoras en lactancia” eran las mujeres que nos rodeaban, que habían estado dándole teta a sus cachorros/as mientras nosotros/as, niños y niñas, las observábamos y aprendíamos.

Así como aprendemos de los demás hechos de la naturaleza... Que ese olor particular anticipa la lluvia, que con la primavera llegan nuevos brotes y mariposas, que tales nubes traen tormenta mientras otras, sólo frío; así sin hacerlo consciente aprendíamos acerca de lactancia de la mano de sus protagonistas: mamás y bebés.

En estos años más cercanos, principalmente en las ciudades, estos SABERES se han perdido o han sido puestos en duda. Porque en lugar de crecer viendo a tías, abuelas y otras mujeres adultas dar teta, hemos crecido jugando con bebotes plásticos que traían (y siguen trayendo!!) una mamadera de plástico!!!

La información es poder y nos permite cuestionar la cultura de la mema en la que hemos sido socializados/as, donde además se suman nuevos MANDATOS. Mensajes respecto de lo que debe ser o debe hacer “ toda buena madre”, convirtiendo a la maternidad en un sinfín de deberes y expectativas de otros/as, que internalizamos sin darnos cuenta y que atentan contra el disfrute, el goce y el encuentro con nuestros/as pequeños/as, teta mediante.

La evidencia científica respalda la lactancia materna. La teoría la tenemos. Sin embargo, en la práctica, nuestra sociedad sigue siendo bastante anti-teta. O mejor dicho, sigue estando bastante desacostumbrada a que una mujer adulta se adueñe de sus procesos, busque la información suficiente que le permita deshacer miedos, preconceptos falaces y malintencionados, bucee en lo profundo de su deseo y DECIDA a qué le pone cuerpo y alma, para luego acompañarla.

En la Semana Mundial por la Lactancia Materna el lema propuesto lo pone de manifiesto “Proteger la Lactancia Materna: Una Responsabilidad Compartida”. Los equipos de salud perinatal tienen hoy un inmenso desafio respecto a la protección de las lactancias, haciéndose necesaria la actualización y revisión de prácticas, la conformación de equipos interdisciplinarios y el compromiso intacto para garantizar el cumplimiento de los derechos de bebés y sus familias.

Por todo eso, que estas afirmaciones te guíen mientras recorres junto a tu hijo/a el intenso, maravilloso y revelador viaje por el MUNDO TETA.

- Al nacer y durante los primeros 2-4 días las glándulas mamarias segregan CALOSTRO que es exactamente lo que tu bebé recién nacido NECESITA (poca cantidad de fluido, pero repleto de anticuerpos que lo protejan junto a sustancias laxantes para deshacerse de las primeras deposiciones pegajosas y negras llamadas meconio)





- A menos que haya una condición de salud que afecte a mamá o a bebé y que haya una indicación médica, no debe ofrecérsele mamadera con fórmula a un bebé que aún necesita CALOSTRO (lo consumirá si al introducir la tetina estimulamos el reflejo de succión pero luego deberá digerir ese volumen de leche consumida para lo cual deberá dormirse, privándoló así de lo que SÍ NECESITA, QUE ES EL CALOSTRO)





- La forma de los pezones no interfiere en la lactancia. Los bebés se prenden del complejo areola-pezon para estimular la producción y eyección de leche. DE ESA MANERA LA MAMADA NO RESULTA DOLOROSA, NUNCA. Si hay dolor cuando tu bebé mama es SIGNO de que puede estar mal prendido. Si no lo corregimos, el dolor irá aumentando y podrán aparecer lesiones (ampollas, grietas, etc). Mientras tanto, mientras su mamada no sea efectiva no será un estímulo adecuado, se quedará dormido por cansancio no por saciedad y despertará muy incómodo frecuentemente. No esperes a que haya mucho dolor o una lesión sangrante, si hay dolor consultá de inmediato.





- Las glándulas mamarias SIEMPRE producen leche SI EL ESTÍMULO ES ADECUADO:

• Agarre correcto
• Mamadas frecuentes, generalmente más de noche que de día
• Conexión Emocional (una madre que se siente dolorida, presionada, culpable, temerosa tiene niveles elevados de las llamadas hormonas del stress como cortisol y adrenalina que son inhibidores de la lactancia. No dudes en buscar inmediato asesoramiento en lactancia)

- Existen momentos en que la cantidad de leche que tu bebé precise aumentará repentinamente. En esos días notarás a tu bebé hacer mamadas más largas, más frecuentes, principalmente de noche, o incluso verlo mamar incómodo/a. Son los llamados BROTES DE CRECIMIENTO y suelen darse a las 3 semanas, al mes y medio y a los 3 meses de vida. Sabiendo esto evitarás asustarte ante sus cambios, entendiéndolo como algo fisiológico, esperable, saludable. Pedí ayuda con todo lo demás, hidratate y nutrite bien, descansá cuanto puedas y dejá que tu bebé te estimule cuanto necesite. En 2 ó 3 días volverán al ritmo habitual.

- La leche materna puede extraerse de manera manual o con sacaleche y conservarse a Temperatura ambiente algunas horas, en heladera (2 días) o en freezer (3 meses). Si tuvieras que regresar al trabajo remunerado u otra actividad, idealmente esperá a que tu lactancia esté bien establecida antes de prepararte para armar tu propio banco de leche. Podés bombearte con el sacaleches en una teta mientras tu bebé toma de la otra, o hacerlo después de haberle dado teta, o aprovechar la influencia de la prolactina durante la noche y extraerte ni bien se levanten. Te sugiero freezar de a 60- 70ml porque una vez que descongelamos, lo que quedó en la mamadera debe descartarse.

- Durante el tiempo que des teta habrá muchos cambios, en vos y en tu bebé. Cambiará la manera y el tiempo que le lleve saciarse en tu pecho, la tensión y turgencia en tus mamas, las sensaciones que los acompañen… crecerán mucho ambas durante ese tiempo!

- Por último, recorda que no están solos! Si tenés dudas, miedos o dificultades en relación a la Lactancia comunícate sin demoras con tu médico/a, puericultor/a o asesor/a en lactancia para que los asista. Que nada ni nadie te robe EL PLACER DE CRIAR a tu hijo/a!